10 consejos prácticos para navegar y vivir con chicas en barco en Ibiza

Los hay que están acostumbrados a alquilar un barco en vacaciones y conocen bien todos los aspectos a tener en cuenta a la hora de pasar un día o una semana viviendo en una embarcación de recreo en Ibiza o Formentera, sea yate, catamarán o velero; pero para muchos será la primera vez en barco. Hoy nuestro artículo os dará 10 consejos prácticos para organizaros bien si vais a pasar varios días a bordo de un barco, algunos de ellos muy útiles si sois chicas, relacionados con la higiene y el cuidado personal, y cómo estar guapa a bordo sin parecer una náufraga.

1. No te lleves secadores de pelo, planchas ni tenacillas. Son pocos los barcos, tanto privados como de alquiler o charter, que permiten utilizar aparatos que funcionan a más de 220 V cuando están navegando. Todos los barcos disponen de un enchufe de mechero de 12 V (como el de los coches) y con pequeños adaptadores, es posible cargar aparatos de bajo voltaje como teléfonos móviles, tablets...

Respecto a los ordenadores portátiles, algunos barcos de alquiler en Ibiza disponen de pequeños inverters, que son unos aparatos que convierten la energía guardada en las baterías de la embarcación en corriente eléctrica y que pueden cargar un ordenador portátil. Los inverters que normalmente suelen tener los veleros y yates de poca eslora llegan a unos 500 w, que no es suficiente para aparatos eléctricos como secadores de pelo, planchas y tenacillas, porque consumen demasiada electricidad. Os aconsejamos siempre preguntar de qué dispone el barco que habéis decidido alquilar en Ibiza o Formentera para cargar aparatos eléctricos.

La mejor opción para un buen secado y brushing de pelo son el sol y la brisa del mar. Por un lado evitáis castigar más el pelo con calor extremo, ya que el sol y el agua del mar resecan mucho. Nuestro consejo son, por un lado protectores solares para el cabello, que filtren la radiación solar, mantengan la hidratación de la fibra capilar y mantengan el tono/color inalterado; y por otro lado llevar mascarillas hidratantes que dejar puesta durante varias horas y acondicionadores sin aclarado. También son divinas las toallas de secado rápido, son económicas y pueden fijarse a la cabeza, secando el cabello mientras vais organizando otras cosas.

La humedad de Ibiza en verano es una enemiga de peso para el pelo liso plancha, si no eres asiática, con lo que la mejor forma de bajar del barco con una melena estupenda es apostar por las ondas; fáciles de conseguir si antes de llegar a Ibiza os revisáis unos buenos tutoriales sobre cómo lograr una melena ondulada y de estilo salvaje sin secador, planchas o tenacilla, además iréis mucho más acordes con el look ibicenco, natural y salvaje de las islas.

2. Bolsas de plástico para el baño. El wc de un barco es muy fácil de atascar porque su tamaño es mucho más pequeño y el sistema de drenaje es diferente. No son como los de casa y eso es muy importante a tener en cuenta. Es muy aconsejable no tirar papel, algodón, toallitas desmaquillantes, toallitas húmedas, tampones ni preservativos al wc del barco y en su lugar utilizar pequeñas bolsas de plástico que cerrar bien y almacenar en la papelera. Con esto evitaréis malos olores y, lo más importante, el coste de la reparación, que es muy caro debido a lo desagradable que es. Si el barco es de algún amigo, seguramente no le haga ninguna gracia el coste de la reparación, y si es alquilado, además de perder vuestra fianza ocasionaréis un parón técnico en el barco, justo en el momento en el que más alquileres tiene, afectando al grupo que entraría después de vosotros. Hay que ser empáticos y solidarios en este aspecto.

3. El agua es un recurso limitado en un barco, al igual que la electricidad.

Las toallitas higiénicas y desmaquilladoras son imprescindibles en un barco, siendo muy conscientes de que no las tirarlas por el wc. Dependiendo del velero, catamarán o yate, el depósito de agua llevará entre unos 400 y 900 litros de media. Parece mucha pero a no ser que paréis en algún puerto para llenar, si sois muchos a bordo se gastará rápidamente.

4. Gafas de Sol. El sol en verano afecta tanto a la piel como a los ojos. Es aconsejable llevar gafas de sol de calidad, de marcas reconocidas, polarizadas y anti-reflectantes. Para evitar que se nos caigan al mar podemos comprar en cualquier tienda náutica unas cintas de goma que van a las patillas y que se atan por detrás del cuello, pues caer las gafas al mar es lo más común, después de los teléfonos móviles. Llevar unas buenas gafas de sol además evitará pasar una semana con el ceño fruncido y los ojos medio cerrados, lo cual sienta fatal para todas las líneas de expresión de los ojos: ceño, frente y patas de gallo, pues las marca aún más, y peor aún es volver de vacaciones bien bronceadas y con las líneas y arruguitas en blanco flúor.

5. Cremas hidratantes y protectores solares. Quemarse la piel el primer día de vacaciones es lo peor que te puede pasar, y a pesar de todo, es lo más común. No tengáis prisa en broncearos, el mar y las calas de Ibiza y Formentera broncean más y más rápido, por la transparencia del agua y la claridad de la arena. Un bronceado es mucho más bonito, duradero y seguro si es progresivo. En los barcos de alquiler en Ibiza siempre suelen incluirse toallas de baño como amenities, aunque os aconsejamos llevar alguna más en la maleta. Para evitar manchar la teca del barco, colchonetas y cojines es muy importante tumbarse siempre sobre una toalla o pareo.

6. Maletas blandas. Es mucho mejor llevar equipaje blando cuando vamos a navegar, da igual si habéis alquilado una lancha, un yate, un velero o un catamarán. No a las maletas rígidas con ruedas. Además de arañar y marcar la teca del suelo de los barcos, si son rígidas, tendréis problemas para guardarlas y adaptarlas a los huecos del barco (armarios, tambuchos, debajo de las camas).

7. Atad los bañadores, bikinis toallas y cualquier ropa a los pasamanos. Además de no entorpecer al resto de la tripulación al hacer maniobras, evitareis que se caigan al agua si el barco escora, o si pasa una racha fuerte de viento. También podéis sujetarlas con pinzas. Se secarán de una manera más segura, rápida y organizada.

8. Calzado plano y antideslizante. Calzado plano, transpirable y antideslizante que no deje marcas en la cubierta del barco. Lo normal y lo que os pedirá el cuerpo es ir descalzos/as, es mucho más cómodo. Una buena pedicura antes de llegar al barco os ahorrará algún que otro bochorno, y una buena nutritiva de pies compensará el llevar todo el día el pie al descubierto por la teca y la arena. En cuanto a zapatos con tacón o cuña: Las cuñas de esparto si se mojan, se deformarán y cogerán mal olor, y no tiene solución, más que un buen cubo de basura. Los tacones son muy ideales, pero poco prácticos en un barco, sobre todo para desembarcar en puerto o bajar a la zodiac auxiliar/dinghy para desembarcar en la orilla, ya que es muy fácil perder el equilibrio y lastimarse, o peor aún cayendo al agua con el modelo de fiesta/guerra puesto. Si no queda más remedio lo mejor es llevarlos en la mano a la hora de embarcar y desembarcar.

9. Aconsejable vestir con ropa no demasiado larga. Siempre que bajéis a tierra lo haréis con el dinghy, y si vestís de largo, correréis el riesgo de mojaros con las olas. Aunque en Ibiza y Formentera el hippy chic setentero de faldas y vestidos largos está muy de moda, lo mejor es ropa un poco más deportiva y con tendencia a la comodidad. Shorts y a lucir pierna y mostrar piel. El pareo es un complemento de gran ayuda para bajar a la playa.

10. Llamar a los técnicos en caso de avería. En Barcoibiza tenemos un técnico en plantilla en verano, además de las revisiones continuas que llevan a cabo a diario nuestros patrones y un buen mantenimiento y refit en invierno de la flota para que en la temporada de verano estén todos los barcos perfectos. Aún así los barcos son muy delicados y la humedad y el salitre corrompe constantemente y sin tregua, de ahí que el mantenimiento de un barco sea tan caro.

En caso de cualquier avería a bordo lo mejor es llamarnos rápidamente para que el técnico os ayude a resolverlo. En ocasiones con una simple llamada se soluciona el problema. Debéis tener en cuenta que los barcos son máquinas y como tal en ocasiones pueden fallar; si se diera el caso os pedimos que seáis pacientes, comprensivos y no perder la calma.

Recordad que un barco no es una casa ni una habitación de hotel, tienen muchas peculiaridades y sus propias normas de uso, son más delicados y antes de hacer nada de lo que tengáis dudas es mejor consultarlo al capitán, y anticipar todos estos pequeños detalles con vuestro broker.

Para más información de barcos de alquiler en Ibiza para day charter o para dormir a bordo, por favor enviarnos un email a info@barcoibiza.com, con el número de personas, tipo de embarcación y margen de fechas y presupuesto; os enviaremos gratuitamente y sin compromiso varias opciones para elegir.