Bladefish otro watertoy para disfrutar del mar.

Si hace unos días hablábamos de los flyboard, y cómo ha revolucionado el concepto de los juguetes acuáticos, hoy queremos hablaros del bladefish, otro propulsor acuático.

Cuando podemos disfrutar de un mar como el mediterráneo, en las pitiusas, donde sus aguas son tan cristalinas y planas como las del caribe, hemos de sacar todo el partido posible. Por eso la propuesta es más amplia que un juego de snorkel. Para aquellos que no disponéis de titulación para bucear, o simplemente no queréis ese día salir a hacer inmersiones, el bladefish os quitará el "gusanillo" de explorar mar no sólo en la superficie.

La mayoría de nuestros barcos de alquiler disponen de todo tipo de juguetes, por lo que si estás interesado en el bladefish, si no está disponible en el barco que alquiles, podemos alquilarlo por ti, y prepararlo el día que quieras salir a navegar en uno de nuestros yates.

Ventajas del bladefish:

Es 3 veces más pequeño que cualquier otro propulsor, por ejemplo, el seabob, del que os hablaremos más adelante.

Tienen una capacidad de carga 5 veces más rápido que otros propulsores. Eso significa mayor tiempo de disfrute.

Fácil de maniobrar con ellos, sus medidas y el peso nos aseguran un manejo rápido.

En cuanto a la seguridad, hemos de decir que el bladefish incorpora un sistema en el que si el usuario suelta los dos micropulsadores incorporados, el aparato automáticamente para, y no hay riesgo de tocar la hélice con los dedos.

Suelen pesar entre los 2 y los 5 kilos, y suele ir entre los 2 y los 7 kms/h. Algunos tienen una autonomía de hasta 90 minutos. Es ideal para niños, y para disfrutar mientras estamos alrededor del barco nadando.

La propuesta es sencilla, sólo has de solicitarnos presupuesto y os organizaremos vuestro día de navegación a bordo de unos de nuestros yates, con el watertoy que más os interese.

Bladefish con Mcqueen

Pregunta a cualquiera de nuestros brokers y os facilitaran precios, y disponibilidad sin ningún compromiso. No dejes pasar la oportunidad de navegar a bordo de una de nuestras embarcaciones, y de disfrutar del mar como nunca lo has hecho.