Como regular el asiento del barco con el trim.

Si has decidido alquilar una lancha motora o semirrígida sin patrón en Ibiza o Formentera este verano durante tus vacaciones en las islas sabrás lo importante que es saber utilizar correctamente el trim para regular el asiento del barco y evitar sustos.

El trim, al igual que los flaps, son sistemas que permiten regular el asiento del barco en función de las condiciones del mar, de la velocidad y de la carga. Un barco bien reglado consume menos combustible, es más estable y por tanto más confortable y, sobre todo, más seguro para los invitados a bordo y para el barco. El trim ejerce una importante influencia en el asentamiento del casco cuando éste navega. Un motor bien reglado en inclinación permite reducir entre 200 y 400 rpm el régimen del motor, manteniendo la velocidad. El trim está especialmente indicado para barcos con motor fueraborda.

El trim es un corrector de asiento que debe regularse en función del estado de la mar y de la velocidad. En potencias pequeñas, el ángulo del motor en relación al espejo de popa se regula manualmente, como por ejemplo en las semirrígidas que suelen utilizar de tender la mayoría de restaurantes de playa en las islas para llevar y traer clientes de los yates o para llevarles su pedido. A partir de cierta potencia, normalmente de 25 Hp este reglaje se hace mediante un cilindro hidráulico: el trim.

El trim actúa sobre la inclinación de los fueraborda mediante un cilindro electrohidráulico situado entre ellos y el espejo, como se puede observar en la foto. Foto de Nautica&Yates.

Funcionamiento.

En motores equipados con trim, el cilindro hidráulico que permite inclinar el motor se encuentra entre el árbol motor (eje) y el espejo de popa. Es muy fácil utilizarlo. (En náutica se llama espejo la superficie plana en las popas cuadradas y curvas en las redondas, formada por el forro exterior clavado sobre las partes rectilíneas de las piezas llamadas gambotas, que constituyen el armazón de esta parte del barco. Es, pues, la parte de la fachada de popa comprendida entre la bovedilla y el coronamiento). Un botón colocado en el mando del gas permite variar la inclinación del motor respecto al espejo, normalmente se realiza con el dedo pulgar. Con una mano mantendremos el volante y con la otra actuaremos simultáneamente sobre la palanca del gas y sobre el trim con el pulgar. Este cambio de posición conlleva una desviación del flujo del agua que repercute directamente en el asiento del barco. Levantando el trim (UP) se separa el motor del espejo y la proa del barco tendrá tendencia a levantarse; inversamente, cuando se baja el trim (DOWN), la proa baja. Para conocer la posición del trim, la mayoría de consolas están equipadas con un indicador de posición. No hay que confundirlo con el tilt, que es el cuando se levanta completamente el motor, por ejemplo cuando varamos una semirrígida en la playa o al sacarla del agua para transportarla.

No confundir flaps con tilt. Este último sirve para sacar del agua totalmente la cola del motor. Por ejemplo cuando varamos en la orilla de la playa, como esta Valiant 750.

Cómo usuarlo.

No hay un manual predefinido, todo depende del barco, de su motor y del estado de la mar. Sin embargo, os damos algunos consejos:

1. Al arrancar, lo que interesa es que el barco entre rápidamente en planeo. Aquí hay un inconveniente/peligro, porque en este momento el barco tiene tendencia a levantarse rápidamente de proa y a hacerse incontrolable. Aquí el trim es sumamente útil. Regulándolo en negativo (más abajo en el post encontraréis imágenes que os lo harán más fácil visualmente), el barco se mantiene horizontal y planea rápidamente. Enseguida habrá que regularlo en función del mar. Con mar en calma, es mejor colocar el trim en positivo (la hélice está más cerca de la superficie del agua) para levantar la proa del barco. El planeo del barco será bueno y el consumo reducido. Levantando la proa se reduce la superficie mojada y, en consecuencia, el rozamiento por lo que aumenta la velocidad. Sin embargo, atención, ya que si el valor es muy positivo (la hélice muy levantada) el barco requiere un pilotaje preciso, ya que a parte de incómodo existe el riesgo de cabecear demasiado y perder el control. Si la situación se hace crítica, habrá que reducir la velocidad bajando el trim (DOWN).

Los botones del trim deben estar colocados en el interior de la palanca, como en esta motorización doble.

2. Hay que tener en cuenta la dirección de las olas. Con mar de popa, un barco tiene tendencia a pinchar, e incluso a encapillar una ola. En este caso hay que levantar la proa colocando el trim en positivo (UP). Con mar de proa, el barco se hace incómodo. En este caso, hay que bajar la proa poniendo el trim en negativo (DOWN) para acercar el motor al espejo. Se evita así que el barco se apope excesivamente y de esta forma pantoquea menos. Atención, un trim muy negativo aumenta el riego de encapillar. Con ola corta el reglaje que aporta un buen equilibrio entre velocidad y estabilidad es el neutro. En esta posición, la placa anticavitación del extremo del eje estará paralela a la carena.

3. La virada. Con la mayor parte de motorizaciones, la hélice coge aire y pierde eficacia. Hay que anticiparse pues a la virada y poner el trim en negativo (DOWN) para hundir al máximo la hélice en el agua. En las viradas cerradas hay que bajar el trim para mantener el barco plano. Con la práctica con el propio barco, se adquiere rápidamente el reflejo de regular el trim en función de las diferentes condiciones (mar, viento, carga…). Este no es el caso cuando se cede el volante a alguien que no conoce el barco, o con poca experiencia; por ejemplo en los casos de alquiler de barcos sin patrón en Ibiza, ya que el perfil suele ser cliente que en algún momento obtuvo su licencia, hizo algunas prácticas, puede que llegase a tener alguna lancha y otros, en su mayoría, sólo la utilizan cuando alquilan una en vacaciones. Aquí es donde más agradeceremos la utilidad del indicador de trim, que muestra en un reloj, digital o analógico, la posición del motor. Solo es un indicador, pero resulta útil.

Trim en negativo, como en la foto, de Nautica&Yates.

Importante memorizar.

Condiciones de navegaciónTrimPosición del barco
Mar llanaPositivo (UP)Apopado
RizadaNeutroLigeramente apopado
Proa al marNegativo (DOWN)Plano
Popa al marPositivo (UP)Apopado
ViradaNegativo (DOWN)Plano

El trim con mar formada.

Con viento de popa el barco tiene la tendencia natural a clavar la proa, por lo tanto hay que contrarrestar este efecto subiéndolo (colocarlo en positivo), de este modo la proa se levantará y evitará los rociones por delante.

Con viento de proa se ha de realizar la operación contraria. Es decir meter el trim (en posición negativa) con el fin de bajar la proa para que el barco mantenga su asentamiento correcto sobre el agua. De este modo la navegación será más confortable, sin pantoqueos.

La posición del trim respecto a la horizontal del barco.

Trim en posición negativa.

Con el fin de sacar le barco del agua y hacerlo planear, siempre al arrancar meteremos el trim en posición totalmente negativa. De este modo la proa tenderá a bajar para compensar el levantamiento de la misma al principio de la aceleración/arranque.

Trim en posición neutra.

Con el trim en posición neutra el barco mantiene el asentamiento horizontal con respecto a la superficie del agua. Esta posición se adoptará una vez el barco haya alcanzado el planeo, para ajustarlo según convenga en función del estado de la mar y la velocidad.

Trim en posición positiva.

Una vez que el barco ya está navegando en planeo, se puede ajustar el trim en positivo para levantar un poco la proa en función del mar, y reducir el rozamiento del casco con el agua. Se ganará en velocidad y se reducirá el consumo de combustible.

Secuencias del trim en la salida en planeo.

Recordad que si no estáis completamente seguros de poder manejar el barco, bien porque tenéis poca práctica, o porque hace bastante tiempo que no lo cogéis, siempre podéis contratar los servicios de un patrón profesional y evitaros el posible estrés de no conocer bien la zona de navegación entre Ibiza y Formentera, la poca soltura con el barco, o el depósito y responsabilidad de la fianza.