Las playas más escondidas y secretas de Ibiza.

Todo el mundo conoce la playa de Las Salinas, donde suelen ir todos los famosos, y son muy conocidos los chiringuitos. Tampoco hay quien ignore la famosa Benirràs y su famosa fiesta de tambores, de la que ya os hemos hablado en este post, y que es una excursión fantástica para hacer en barco un domingo. Hoy queremos acercaros las playas más recónditas de la isla. Aquellas que se hacen difíciles de encontrar, y de acceder. Esas donde sabes que no vas a encontrar a nadie, que van a ser para ti.

Una fantástica es la playa de Es Portitxol. Está situada en el norte de la isla, sólo encontraremos las famosas casetas de pescadores, pinos, y unas aguas cristalinas. Si no fuera por su difícil acceso, sería una de las más visitadas. La cala está prácticamente formada por códols o cantos rodados, y tiene forma de lago. Requiere mucha paciencia y una caminata empinada por un camino de piedras de unos 40 minutos. Una vez llegas, no existen ni chiringuitos ni nada donde comprar agua, o alimentos. Por eso es fantástica para el buceo y para practicar nudismo. La playa no prevee nunca gran afluencia, teniendo en cuenta además, que no hay un sitio perfecto para poner el pareo, a menos que uses las casetas de los pescadores, si no están los propietarios.

Na Coloms, o la cueva de la luz.

Esta cueva, no es la típica playa, si no que si la quieres realmente encontrar, has de ir al norte de Sant Mateu. Es una “piscina” de agua situada a pocos metros del mar, pero de muy difícil acceso. Se tarde entre 1 hora y media y dos horas, llegar hasta el agua. El camino no está bien indicado, y la parte final requiere algo de cuidado y pericia. Na Coloms es perfecta para el turismo de trekking, ya que el acceso como hemos comentado, no es fácil, y para los amantes del buceo, ya que una vez estás en el agua, la única manera de salir es por un paso o galería acuática. Así que se han de tener buenos pulmones, y son imprescindibles gafas y aletas.

Playa de Es canaret.

Esta playa situada a las faldas de una casa privada en la zona de Benirràs. Como casi todas nuestras calas escondidas y secreta, tiene difícil acceso aunque los propietarios de la casa, construyeron un camino para que todo el mundo pudiera llegar a la playa.

No sale en las típicas guías de la isla, aunque es totalmente recomendable por sus aguas, la cantidad de peces puedes encontrar, y las praderas de posidonia que existen en la zona. Así que no olvides llevarte tus gafas de buceo. Para llegar has de ir hasta cerca de Cala Xerraca, y coger un desvío de un camino dirección a Caló de S´Illa. Después sólo queda hacer el camino comentado.

Atlantis. Quizá es la más conocida de las desconocidas debido a su proximidad con Es vedrà. Es famosa por las rocas que la forman, ya que antiguamente era una cantera, ahora reconvertida. La “culpa” la tuvieron los hippies, que todavía quedan para visitar este lugar de peregrinaje para los amantes de la paz y del descanso. Llévate las gafas de bucear, y piensa que no hay sitio para la sombra, ni para poner sombrilla. Todo es roca.

A excepción de Na coloms, os recomendamos la visita a estas calas de la mejor manera, la más cómoda, y rápida, la entrada por mar. Alquila tu embarcación, y prepárate a descubrir las calas más recónditas de la isla a bordo de un yate o velero con barcoibiza. Déjanos acercarte a las zonas exclusivas de la isla. Pídenos presupuesto sin compromiso: info@barcoibiza.com