Seguridad a bordo.

La navegación es para disfrutar. Todos alquilamos una embarcación para pasar el día a bordo con amigos, o con familia, nadie está pensando que pueda pasar algo desagradable durante la travesía, pero lo que es cierto, es que muchas veces es más fácil de lo que pensamos, por eso hoy nuestra entrada en el blog es sobre cómo hacer que un día de navegación sea perfecta, y no tengamos “sustos” o contratiempos que nos dejen mal sabor de boca.

Hemos consultado a nuestra experta tripulación, y uno de nuestros capitanes más veteranos nos da estos consejos:

Hay diferentes estilos de embarcación, y nosotros queremos hablar sobretodo de los barcos que tienen Flybridge, o un segundo piso, como es nuestro ferretti 53, o la Riva dolce vita 70. Preciosos yates que hacen que tengamos una visión de la ruta diferente.

La mayoría de vosotros tenéis una ruta en mente establecida, algún sitio que ya habéis decidido, y normalmente podemos cumplir con vuestros deseos, pero algunas veces el estado de la mar, o el viento desaconsejan la zona. Por eso, nuestra tripulación, cuando el cliente sube a bordo siempre escuchará al cliente, pero aconsejará la mejor ruta para pasar un día estupendo.

Es importante saber dónde se encuentran los chalecos salvavidas, y sobretodo si llevamos niños a bordo. Ellos son más pequeños, pesan menos, y se mueven más. Es importante sacarles los chalecos y que los tengan a mano en todo momento. Y como comentamos, los niños al moverse más, hemos de ser más cuidadosos y poner más atención. Siempre ha de haber un adulto acompañándolos cuando:

  • Pasen de proa a popa.
  • Cuando suban o bajen del Flybridge.

Y nuestra tripulación avisará siempre a través de los walkies cuándo los niños se mueven de un lado a otro. Por eso estas embarcaciones siempre llevan un capitán y un marinero a bordo.

Cuando volvemos a puerto tarde, porque hemos estado disfrutando de el atardecer, o simplemente vamos a fondear en alguna cala para pasar la noche, es decir, durante la navegación nocturna se intenta que no haya nadie en proa. Cuando cae la noche hay siempre más viento, y al cruzar de proa a popa existe el riesgo de caer al mar. Durante la noche es más difícil encontrar a alguien si ha caído al agua, por eso recomendamos ir en el Fly, en la bañera de popa, y para los más frioleros dentro de la embarcación sentados.

Hay otro tema, que es lo que muchos conocéis por "bow riding" o "Titanic". Todos tienen esa imagen, pero es una práctica totalmente desaconsejada. Nuestra tripulación no lo permite bajo ningún concepto, por los riesgos que ello conlleva.

Tenéis que saber que no sólo las olas que nosotros o el mar genera, son los que determinan el movimiento del barco, si no que como muchos sabéis, durante la época estival, hay mucho tránsito marítimo, de ferrys y embarcaciones de gran tamaño que suelen genera mucho movimiento en el agua. Movimiento que llega a todos los barcos que están alrededor, por lo que querer estar sentados en la misma proa, con las piernas colgando y con la embarcación en marcha, es una práctica peligrosa.

Otro tema importante, las recomendaciones a la hora de bajar a bañarnos. Cuando bajamos del barco para disfrutar de las aguas cristalinas de Ibiza o Formentera, hemos de recordar bañarnos en las cercanías de popa, donde nuestra tripulación tendrá unas boyas señalizando la zona de baño. En el caso de querer hacer snorkeling, siempre pondremos unas boyas naranjas con bandera para que todo el mundo sepa que hay clientes buceando. Especialmente en las zonas de Illetes y Cala Saona, donde hay mucho tránsito y muchos barcos y lanchas moviéndose.

Y por último recordar el tema de las zodiacs o auxiliares pequeñas a bordo. La mayoría de los barcos de alquiler, disponen de embarcaciones auxiliares a bordo. Esto nos da cierta autonomía a la hora de querer bajar a tierra, pero hemos de tener en cuenta que muchas veces al acercarnos a la orilla, o a un muelle, el mar rompe con fuerza y eso muchas veces provoca pequeños inconvenientes, como es que nos pongamos de agua hasta el cuello, o volquemos la embarcación. Nuestra recomendación es que, si queremos bajar a tierra porque queremos tomar una copa en algún lugar como puede ser el Blue Marlin o bien uno de los chiringuitos de Formentera, pidamos al capitán que llame por walkie al restaurante y pida que la embarcación auxiliar del sitio, que siempre será más grande, nos venga a buscar al barco. Es un servicio del que disponen casi todos los restaurantes, chiringuitos y locales de las pitiusas, al menos aquellos que están a pie de playa.

Hay muchas más recomendaciones que os podemos hacer, pero lo que queremos transmitiros sobretodo, es que no se trata de poner normas estrictas a bordo, simplemente evitar incidentes, para que vuestro día de alquiler sea perfecto, y la navegación se convierta en algo que queráis repetir cada vez que visitéis Ibiza o Formentera.